El artículo The World Distribution of Income (1) que está basado en estadísticas de la pobreza en el mundo es válido por contrarrestar uno de los argumentos más utilizados por el movimiento antiglobalización, según la cual la “globalización neoliberal” hace que las desigualdades y la pobreza en el mundo aumenten, provocando unos contrastes crecientes entre ricos y pobres.
El autor del mismo, Xavier Sala y Martin denuncia las numerosas teorías sin contrastar de teóricos antiglobalización como son Ignacio Ramonet o Noam Chomsky, que habían conseguido influir en la ONU y el Banco Mundial antes de que presentara este trabajo (2). Éstos últimos parece que han cambiado de opinión, (les interesa un estudio riguroso y con datos positivos) aunque la idea todavía perdura en la opinión pública.

En el artículo se habla de la distribución de la renta mundial, intentando responder a la pregunta sobre si hay más pobres o menos en el mundo que hace treinta años. Para realizar el estudio observó la evolución de la renta en ciento treinta y ocho países entre 1970 y 2003. Utilizó cuatro umbrales de pobreza diferentes y en todos, en el 2003, la pobreza se había reducido en un tercio o a la mitad de la que había en 1970.

“En las últimas décadas se ha reducido la pobreza pero de manera desigual, en Asia se ha producido un cambio muy grande y África aún no lo ha conseguido. En las últimas décadas ha habido mucha población que ha salido de la pobreza debido al crecimiento de la China y de la India (muy poblados), junto a países pequeños asiáticos. En cambio, la renta del ciudadano pobre típico ha aumentado más que la del ciudadano rico típico. La explicación de la aparente incongruencia es que en el África hay muchos países y poca gente, mientras que en Asia hay mucha gente y pocos países. Es decir, el país pobre típico del mundo en 1970 era un país africano, y el ciudadano pobre un asiático. Como la renta de los asiáticos ha crecido más que la de los ricos, la renta del ciudadano pobre típico ha convergido hacia la de los ricos.” Con esta argumentación, Sala y Martin explica que las diferencias entre personas ricas y pobres, se han acortado desde 1970.

Sala y Martin explica que se está cumpliendo la reducción de pobreza que había definido en el 2000 a la ONU, con fecha limite en el 2015. El dato se basa en qué la tasa de pobres (que viven con menos de uno dólar al día) era de un 10% el año 1990, el año 2000 fue de un 7% y se puede llegar a un deseable 5% en el 2015. Según el panorama representado, África es el país que lo tiene más difícil, de todas maneras últimamente también presenta perspectivas positivas (3).
A pesar de la refutación de lo que posiblemente es el argumento clave de los antiglobalizadores, no quedan anuladas las problemáticas surgidas del sistema de mercado. Además, el posible debilitamiento del E.U.A permitirá una mayor crítica y cuestionamiento del sistema a nivel mundial.

Otros argumentos que continuarán existiendo respecto del mercado, más o menos sólidos, es la no supresión de la pobreza, los parados, los desórdenes… el hecho de evitar las exigencias a largo plazo, las limitaciones sociales, contribución a alterar el clima, basarse y provocar nuevas escaseces, vigilancia creciente, basarlo todo en la posesión… Además de provoca desórdenes sociales y en la moral de la persona.

Independientemente de sí se demuestra que está reduciendo la pobreza y las desigualdades, continuará la visualización del poder y posibilidades de los ricos en frente de los pobres, y como precisamente esta reducción no es un objetivo. Es importante ver cómo el objetivo económico y de poder es el principal, por encima de la buena salud del mercado y la democracia.

El economista egipcio, Samir Amin (residente en Dakar) es un buen contrapunto al neoliberalismo de Sala Martin (residente en Columbia) debido a su posición neomarxista. Las teorías de Amin se ven afectadas por el trabajo de Sala debido a que su teoría es que la lógica capitalista presente en la mundialización moderna produce una polarización entre los países. Amin crítica los discursos dominantes sobre la globalización, considera que éste es un sistema impuesto en la cual se esconde una ofensiva del capital destinado a aniquilar las conquistas históricas de la clase obrera. Cree que la mundialización no es la única salida y que si ésta continúa, sólo acabará ofreciendo un solo aspecto. Es neomarxista en el sentido que pide un nuevo socialismo a partir de una democracia más adelantada que la burguesa, explicando que el comunismo soviético fue un nuevo tipo de burguesía (Nomenklatura).

En su libro ‘El capitalismo en la era de la globalización’ (4) podemos observar argumentos referentes a la polarización. Explica cómo los países del 3º y del 4º mundo (excluidos de la industrialización) no disfrutan de las mismas condiciones que favorecieron la evolución de occidente. Estos factores son el existencia de una se industria mecanizada auxiliada por revoluciones agrícolas permanentes, la emigración hacia América como escapada a la subida de la población europea y la conquista colonial que permitía materias primas baratas. Todo provocó un estado del bienestar y un compromiso capital/trabajo trascendental para tal evolución. Amin considera clave que se permita a toda la sociedad entrar a tal evolución por no crear diferencias, entre zonas industrializadas y periferias por ejemplo.

Podemos ver la polarización de la cual habla Samir Amin a partir de los ‘monopolios’ a diferentes niveles de los estados más importantes. Son el monopolio tecnológico, el control de los mercados financieros, el acceso monopolista a los recursos naturales del planeta, el monopolio de los medios de comunicación y el monopolio de las armas de destrucción masiva. Los cinco monopolios, en conjunto, definen el marco en el que opera la ley del valor mundializada.

Amin opina que la globalización del mercado es una utopía reaccionaría. El proyecto alternativo de Amin es el de contrarrestarlo con el desarrollo de un proyecto humanista y alternativo, compatible con una perspectiva socialista. Este proyecto implicaría construir un sistema político global no ligado al mercado global, definir sus parámetros tal y como el Estado-Nación representó históricamente el marco social del mercado nacional, no una simple área pasiva de desarrollo. Tendría que hacer desaparecer los monopolios a partir del desarme mundial, la organización del acceso a los recursos del planeta de manera igualitaria, la negociación de relaciones económicas abiertas y flexibles entre las principales regiones del mismo y el inicio de negociaciones para la correcta gestión de la dialéctica mundial/nacional en las áreas de comunicación, cultura y política. Eso implica crear instituciones políticas que representen intereses sociales a escala mundial, un parlamento mundial que vaya más allá de los mecanismos interestatales de la actual ONU.
Amin explica que las revoluciones rusa y xina inauguraron el intento de ir más allá del sistema a partir de las revueltas de los pueblos periféricos y tal cosa continuará en nuevas versiones. Cree que la respuesta humanista se tiene que empezar a desarrollar y entonces poderosas fuerzas sociales lo apoyarán en todas las regiones del mismo. Para tal propósito son necesarios los cambios ideológicos, políticos y sociales desde la base.

Una posibilidad de cambio puede ser el emergencia de la economía relacional (5), una economía del altruismo, la disponibilidad gratuita, de la calidad recíproca, del servicio público, del interés general … Esta economía ‘relacional’ se alejaría de las leyes de la escasez.

Permitiría producir e intercambiar servicios realmente gratuitos (entretenimiento, salud, educación, relaciones, etc…), que cada uno considerará bueno producir y ofrecer a la otra sin esperar recibir nada a cambio más que reconocimiento, consideración y nuevas posibilidades sociales. Su finalidad sería mejorar el mundo, ocuparse de los problemas que el mercado no sea incapaz de resolver y equilibrar la universalización del mercado con la de la democracia. En estas empresas el beneficio ya no sería una finalidad, sino una obligación necesaria para la supervivencia. Los partidos políticos y los sindicatos han sido las primeras empresas relacionales. Les han seguido la Cruz Roja, Médicos sin fronteras, Care, Greenpeace, WWF, y otras ONGs. Se trataría que instituciones no territoriales de todo tipo realizaran misiones cívicas, médicas, tecnológicas y sociales, siempre conociendo cuáles son las necesidades de la población. La producción de empresas relacionales, evaluada en términos mercantiles, representa hoy en torno al 10% del PIB mundial, creciendo considerablemente. Ya han creado conceptos que anuncian valores del futuro: el derecho a la injerencia, el derecho a la infancia, el derecho a la dignidad. Instituciones internacionales recientes son el Fondo para el Sida, el Tribunal Penal Internacional o el Fondo Mundial del Medio Ambiente. La Comunidad internacional es presenta como antecesor del Gobierno mundial mientras que la protección de la naturaleza es el antecesor del bien común.

Jacques Attali considera que las empresas relacionales acabarán formando una nueva economía con lo que en nuestros días es tan marginal como lo era el capitalismo al principio del XIII. La economía relacional y la economía de mercado tendrán interés en un éxito mutuo: a la economía relacional le convendrá que el mercado sea el más eficaz posible; recíprocamente, la eficacia del mercado dependerá del ambiente social generado por la economía relacional. Por último, los accionistas de las grandes empresas del mercado las juzgarán cada vez más por su capacidad de servir al interés general y promover las actividades relacionales.

La idea de capitalismo relacional es un planteamiento interesante sobre todo porque se basa en el conocimiento del pasado y el presente, entendiendo que los protagonistas del futuro están presentes ya en la actualidad. Desconozco si se acabará realizando un proyecto de democracia global que parece tan utópico, pero el que si que tengo claro es que en algún momento nuestra civilización necesitará encontrar unos objetivos colectivos.

 

1- The World Distribution of Income: Falling Poverty and… Convergence, Period(*) Xavier Sala-i-Martin This Draft: October 9, 2005 Publicat el 2006 al The Quartely Journal of Economics
2 – Globalización y reducción de la pobreza Xavier Sala-i-Martinhttp://documentos.fundacionfaes.info/document_file/filename/3/00002-00_-_globalizacion_y_reduccion_de_la_pobreza.pdf
Visualización: Income Distribution, 2003http://www.gapminder.org/downloads/presentations/income-distribution-2003.html
ONG en la qual col·labora Sala Martin: www.umbele.org
3- Vientos de EsperanzaLa Vanguardia, 17-03-2008
4 – Amin, Samir ‘El capitalismo en la era de la globalización’ (1998) Editorial Paidóshttp://es.wikipedia.org/wiki/Samir_Amin
5 – Attali, Jacques ‘Breve Historia del futuro’ (2007) Ediciones Paidos Iberica, S.A.